si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
¿Qué formato de suero es el más adecuado para hacer un lavado nasal efectivo?

¿Qué formato de suero es el más adecuado para hacer un lavado nasal efectivo?

02Abr2019

¿Qué formato de suero es el más adecuado para hacer un lavado nasal efectivo?

Una de las preguntas más repetidas de los padres en las sesiones de fisioterapia respiratoria pediátrica, es sobre qué es mejor para hacer un lavado nasal a sus hijos, ¿la monodosis, el espray o la jeringuilla? Lo que decimos siempre es que hay que escoger el que les resulte más cómodo de aplicar, pero al mismo tiempo, sea efectivo en el lavado, porque cada formato tiene una forma de aplicar diferente.

La eliminación de los mocos es algo que trae de cabeza a muchos padres. Sin embargo, hay que recordar que son una defensa natural del aparato respiratorio.

Cuando respiramos a través de nariz, ésta tiene la función de flitrar, calentar y humedecer el aire, garantizando que éste llegue a los pulmones lo más limpio posible.

La mucosa nasal actúa como barrera protectora y se encarga de atrapar particulas nocivas como polvo o microorganismos patógenos, evitando así que pasen al interior de la vía aérea.

La producción de moco es constante y este es eliminado, junto con las particulas nocivas, cuando nos sonamos o estornudamos. Tambien hay parte de moco que tragamos sin darnos cuenta.

¿Porqué los niños tienen moco todo el día?

En el caso de los niños, la producción de moco nasal es algo mayor que en el adulto, ya que su sistema inmune se está desarrollando y fabrica defensas continuamente. Por este motivo podemos afirmar que los niños son una verdadera fábrica de mocos.

Es importante señalar que la presencia de moco en la nariz y garganta es normal. Sin embargo, la producción excesiva del mismo es considerada un síntoma respiratorio, que indica la presencia de una posible enfermedad respiratoria. 

Cuando esto ocurre, es conveniente retirarlo.

Es entonces cuando entran en juego los lavados nasales, para eliminar el exceso de mucosidad, y prevenir así posibles complicaciones respiratorias.

Seguramente habrá realizado más de un lavado nasal a su hijo, sin embargo, no a todo el mundo le resulta fácil de hacer y el proceso puede llegar a convertirse en una tortura diaria para los padres y los niños. ¿verdad?

(No se preocupe, al final de este artículo le explicamos la técnica para que pueda realizar un lavado sanal de forma correcta y eficaz)

¿Suero salino, o agua de mar?

Ambos son válidos para realizar lavados nasales. Da lo mismo que se utilice uno u otro, lo importante es la destreza en la técnica a la hora de aplicarlos.

Nosotros en las sesiones utilizamos suero salino o fisiológico en monodosis para mantener el grado de esterilidad.

El agua de mar también es una solución estéril de cloruro sódico que se consigue directamente del mar mediante filtración. Conserva todos los minerales y oligoelementos del mar, que son muy beneficiosos para la mucosa nasal.


¿Qué formato es el más apropiado: monodosis, espray o jeringuilla?

Las tres son igual de válidas, como ya comentábamos antes, la elección de una u otra va a depender de la destreza de cada uno y de con cuál se consigue arrastrar más mucosidad.

formatos suero lavado nasal

Monodosis

Es el tamaño perfecto para limpiar la nariz de los bebés. Para bebés algo más mayores, pueden empezar a utilizarse las monodosis estériles de 5 ml. La ventaja de este dispositivo es que siempre ejerce la misma presión, por lo que no hay riesgo de que se pueda pasar de fuerza.

Sin embargo, una de las pegas que tienen es que, al cortar el plástico de la monodosis para abrirla, pueda quedar algún pico. Cuando el niño se mueve y no colabora durante el lavado, que suele ser lo normal, le puede llegar a hacer heridas en el interior de la nariz. Por ello debemos frotar la boquilla de la monodosis antes de usarla para suavizar cualquier saliente de plástico.


Otra opción es utilizar un capuchón de goma flexible, que se adapta a la boquilla de la monodosis, y a su vez a las narinas del niño. El capuchón es reutilizable y compatible con sueros de diferentes marcas, ya que el tamaño de todas las monodosis es similar.

Espray nasal pediátrico.

Este formato tiene la ventaja de que la fuerza del chorro puede controlarse para que no salga con mucha presión (fuerza 1). En la boquilla tiene un tope de goma que impide que se pueda introducir más de la cuenta en la nariz del bebé. Es muy suave, por lo que puede utilizarse en los recién nacidos.

Hay espray, tanto de suero salino, como de agua de mar. En este último caso, el formato en espray es el que más se utiliza.

Jeringuilla

Se suele utilizar en niños mayores que ya empiezan a mantenerse sentados y sujetar la cabeza (aunque depende de cada niño).

La jeringuilla suele ser de 10 ml, algo más que la monodosis. Con ella se va a conseguir arrastrar mayor cantidad de moco.  Se rellena directamente de una botella de suero salino, (esto hace que sea más económico que las monodosis, que suelen ser más caras). Sin embargo, resulta menos estéril.

La precaución que debemos tener es la presión con la que aplicamos el suero, ya que si nos pasamos podemos llevar el moco al oído generando una otitis, pero si por el contrario lo hacemos muy flojo, no arrastraremos moco, por lo que el lavado no resultará efectivo.

Cómo aprender a realizar correctamente un buen lavado nasal

En las sesiones de fisioterapia respiratoria pediátrica, enseñamos a los padres técnicas para realizar de forma correcta un buen lavado nasal a sus hijos.

La mayoría de las veces nos encontramos que los padres tienen muchas dudas sobre si lo están haciendo bien o mal.

El indicativo de que la técnica está bien aplicada es que se ha conseguido limpiar las vías respiratorias de moco y el niño puede ventilar mejor.

Sin embargo, la presión aplicada con el suero y la mala disposición de los niños a que se les limpie la nariz, hace que en muchas ocasiones el lavado nasal no sea efectivo, incluso pueda provocar infecciones en el oído, porque arrastremos el moco hacia esa zona.

Si quiere saber cómo realizar un lavado nasal correctamente, en este artículo le explicamos el paso a paso para conseguirlo.Y si necesita ayuda para eliminar el exceso de las secreciones que tiene su hijo y quiere evitar nuevas infecciones, puede solicitar una cita con uno de nuestros fisioterapeutas respiratorio pediátrico aquí.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario