si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Cómo tratar las secuelas de la bronquiolitis obliterante

¿Cómo tratar las secuelas de la bronquiolitis obliterante?

11Mar2019

¿Cómo tratar las secuelas de la bronquiolitis obliterante?

En numerosas ocasiones hemos hablado de la bronquiolitis, una de las patologías respiratorias más comunes en los más pequeños, que genera inflamación bronquial reversible y una mayor producción de moco, de manera puntual. Sin embargo, existe otro tipo de bronquiolitis más severa, crónica, y que deja importantes secuelas en el niño. Es la bronquiolitis obliterante.

La bronquiolitis obliterante es una enfermedad pulmonar crónica, que consiste en el estrechamiento parcial y/u oclusión completa de las vías respiratorias más pequeñas (bronquiolos).

Esto se debe a una inflamación severa e irreversible de las paredes de las vías respiratorias y a la presencia de tejido fibroso, que, con el tiempo, genera cicatrices y produce un bloqueo en el canal respiratorio.

Diferencias entre bronquiolitis y bronquiolitis obliterante

La principal diferencia entre ambas enfermedades es que la bronquiolitis típica es una enfermedad aguda, por lo que en cuestión de días la inflamación tiende a revertir, así como el exceso de mucosidad, y la enfermedad desaparece sin dejar rastro.

En el caso de la obliterante, el daño ocasionado es crónico, y las lesiones que aparecen en los bronquiolos se mantienen de por vida.

Si la bronquiolitis típica tiene su origen en el virus sincicial respiratorio (VSR), la bronquiolitis obliterante debe su aparición a un problema en el tracto respiratorio inferior, causado, fundamentalmente, por una infección respiratoria muy grave sufrida con anterioridad.

Sin embargo, aunque su origen es principalmente infeccioso, hay situaciones que pueden provocar la aparición de la enfermedad:

  • Exposición continuada a la inhalación de partículas químicas (amoníaco, óxidos de nitrógeno o dióxido de azufre)
  • Pacientes pediátricos receptores de trasplantes, especialmente de médula ósea y pulmón.

En este último caso, puede aparecer también en adolescentes y adultos trasplantados.

¿Cómo se diagnostica la bronquiolitis obliterante?

El diagnóstico se confirma a través de la consideración conjunta de los síntomas y la exploración física, las pruebas de imagen (radiografía o TAC), la biopsia pulmonar, y/o los hallazgos en la historia de enfermedades respiratorias previas.

¿Este tipo de bronquiolitis deja secuelas?

La verdad es que sí, y es como consecuencia de las lesiones irreversibles en los bronquiolos.

Una de las principales secuelas es la presencia de tapones mucosos. Esto favorece aún más la obstrucción bronquial, y al mismo tiempo aumenta el riesgo de complicaciones respiratorias.

Por su condición de enfermedad crónica e irreversible, el tratamiento de la bronquiolitis obliterante es fundamentalmente de soporte. La enfermedad no se puede curar, pero las consecuencias que origina sobre la salud pulmonar de los más pequeños si se pueden tratar.

Tratamiento para la bronquiolitis obliterante

Principalmente consiste en controlar la inflamación de los bronquiolos mediante la administración de diferentes fármacos, como corticoides o broncodilatadores. La elección de una medicación u otra, así como las dosis de las mismas, dependerá de la opinión médica.

En cuanto a la fisioterapia respiratoria, esta tiene un papel fundamental en cuanto a la eliminación de secreciones y ventilación pulmonar.

También resulta muy beneficiosa para la práctica de ejercicio físico, en concreto anaeróbico o de resistencia, con el fin de potenciar al máximo la capacidad respiratoria en situaciones de esfuerzo físico.

En los casos más graves, puede ser necesario recurrir a la oxigenoterapia domiciliaria ante la presencia de hipoxemia grave. Esta se origina por la obstrucción crónica de las vías respiratorias periféricas.

Recomendaciones para reducir posibles complicaciones

Tanto el tratamiento farmacológico como fisioterapéutico puede combinarse, además, con una serie de medidas de soporte, que ayuden a potenciar el buen estado de salud y reducir posibles complicaciones en los niños que padecen este tipo de bronquiolitis.

  • Evitar la exposición a agentes que aumenten la agresión pulmonar, como, por ejemplo, el tabaco u otros irritantes ambientales.
  • Llevar al día las vacunas de los más pequeños con el objetivo de prevenir otras patologías (fundamentalmente respiratorias), que agraven su salud.
  • Mantener una alimentación adecuada, ya que son niños con mayor gasto calórico debido al compromiso respiratorio.

Mantener limpias las vías respiratorias para evitar obstrucciones bronquiales que deriven en complicaciones mayores, es uno de los objetivos fundamentales en los tratamientos de fisioterapia respiratoria pediátrica.

Hay niños que generan más tapones mucosos que otros, o tienen mayor dificultad para expulsar las secreciones. Adaptar el programa de rehabilitación a sus necesidades es la mejor opción para conseguir estabilizar su enfermedad.

Si necesita que evaluemos el estado de salud de su hijo para determinar qué técnicas de fisioterapia respiratoria son las más apropiadas, puede solicitar una cita aquí

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Bronquiolitis

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto