si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
¿Qué puedo hacer para solucionar la tos irritativa o no productiva?

¿Qué puedo hacer para solucionar la tos irritativa o no productiva?

02Jul2019

¿Qué puedo hacer para solucionar la tos irritativa o no productiva?

Tose, a todas horas, de noche y de día, sin parar. Es una tos continua, que le reseca la garganta, le produce una gran irritación, no le deja descansar y eso le desespera. Le entendemos. La tos es un potente mecanismo de defensa cuya principal función es la de despejar la vía aérea de mucosidad, o cuerpo extraño. Pero ¿qué ocurre cuando no se expulsa nada y la tos es constante?

Las personas con patologías respiratorias que tienen hipersecreción bronquial, es decir, que generan gran cantidad de mucosidad y flemas, tienen a la tos como su gran aliada para eliminar el exceso de moco. En estos casos, es lo que llamamos tos productiva, ya que suele ir siempre acompañada de expectoración.

La presencia de tos con expectoración es algo positivo, porque con ella se asegura que el moco sale de los pulmones, reduciendo así el riesgo de que pueda sufrir complicaciones respiratorias.

Sin embargo, si su tos es seca, sin producción, ni arrastre de mucosidad, se considera tos irritativa o no productiva. Es la que nosotros catalogamos como "mala" ya que no cumple con la función de defensa, sino todo lo contrario.

Esta tos agrava aún más la situación respiratoria porque origina irritación de garganta, molestias al tragar y dolor en el tórax por el esfuerzo que se realiza al toser.

Puede ser aguda, es decir, viene y se va, o crónica, manteniéndose en el tiempo. En este último caso la tos es especialmente molesta y en muchas personas lleva a la desesperación.

Ahora bien ¿A qué se debe esta tos?

El origen puede ser de diversa índole.

Si hacemos referencia al aparato respiratorio, la principal causa es la irritación e inflamación de las vías respiratorias superiores.

En la mayoría de los casos se produce por daños irreversibles en la vía aérea, a consecuencia de una enfermedad respiratoria crónica (como, por ejemplo, EPOC y bronquiectasias).

En este caso, el neumólogo deberá realizarle un estudio exhaustivo de su aparato respiratorio para confirmar el diagnóstico.

La tos en sí es un síntoma bastante común, asociado sobre todo a las enfermedades respiratorias. Sin embargo, aunque menos conocido, también puede estar vinculada al reflujo gastroesofágico, algo muy frecuente en pacientes con tos crónica.

Este trastorno se genera cuando el esfínter, que controla el paso de la comida del esófago al estomago, se dilata o debilita y no se cierra completamente, por lo que los contenidos del estómago (en su naturaleza ácidos), vuelven a ingresar al esófago y causan un dolor y ardor.

Estos ácidos pueden llegar hasta la faringe y laringe irritando también la mucosa de esa zona.

La tos con reflujo gástrico va acompañada de picor y dolor de garganta, sobre todo en el momento de las digestiones. Además, puede aparecer con o sin mucosidad, siendo en este último caso un síntoma añadido bastante molesto.

¿Cómo puedo aliviarla?

Saber el origen de la tos irritativa puede ayudar a pautar su tratamiento. Es importante que le realicen todas las pruebas necesarias para intentar esclarecer el motivo por el que aparece dicha tos.

Esta evaluación no solo debe centrarse en el aparato respiratorio, ya que puede tener su origen en otro sistema del organismo.

Si el motivo de la tos es por el reflujo esofágico, sepa que con la medicación sus consecuencias desaparecen por completo.

En el caso de que el origen sea una enfermedad crónica que cursa con irritabilidad e inflamación de la vía aérea (sin moco), su médico le pautará inhaladores (antiinflamatorios y broncodilatatores)

Ahora bien, desde aquí le ofrecemos una serie de consejos para que pueda reducir los síntomas de la tos seca todo lo posible:

1.- Hidratación.

Es la mejor manera de mantener limpias las vías respiratorias y aliviar la sequedad que se genera en la garganta.

Acostúmbrese a beber alrededor de 2 litros al día (unos ocho vasos de agua). Hay personas a las que les cuesta beber agua, si es su caso, puede combinar con la ingesta de infusiones como manzanilla, anís o salvia.

2.- Espacios ventilados

Procure que el ambiente en el que se encuentre esté siempre ventilado, limpio y libre de humos y sustancias irritativas (polvo, pintura, etc…)

Si es época de polinización ventile a primera hora de la mañana que es cuando el índice de polen es más bajo. Después cierre las ventanas.

3.- Utilizar correctamente los inhaladores.

La mayoría de los pacientes que tratamos y tienen pautado inhaladores en su tratamiento, nos comentan que, debido a su uso, tienen la garganta muy reseca y dolorida.
En sus propias palabras: “veo las estrellas cada vez que los utilizo”.

Es normal, el medicamento que va dentro de este tipo de dispositivos se expulsa mediante pequeñas partículas de polvo que impactan directamente en la garganta.
Para reducir este impacto, le recomendamos que utilice una cámara espaciadora.

Con ella podrá coordinar mejor la respiración con el “puff” del inhalador y recibir toda la medicación.

Los inhaladores son incómodos, es verdad, sin embargo, la mayoría de las veces nos encontramos que el principal problema es que no se sabe utilizarlos correctamente.

Piense un momento,

¿cómo hace las inhalaciones?

Le preguntamos esto porque casi todo el mundo hace inhalaciones potentes y muy cortas y esto trae como consecuencia que gran parte del medicamento se quede adherido a su garganta.

Las inhalaciones tienen que ser profundas y prolongadas (todo lo que pueda). Después haga una apnea de 10 segundos.

De este modo, conseguirá transportar más cantidad de medicación hacia los bronquios, y en boca y garganta solo quedarán restos.

**Muy importante**: Es fundamental que tras haber utilizado el inhalador se lave los dientes, enjuague la boca con agua y bicarbonato, y haga gárgaras. El motivo no es otro que evitar los hongos (muy habituales). Le podemos asegurar que si la sequedad y picor de garganta por impacto de la medicación le molesta, tener llagas y heridas en la boca puede ser mucho más doloroso y complicado.

4.- Humidificadores

Los ambientes húmedos ayudan a que las vías respiratorias estén mejor hidratadas. Utilizar un humidificador en la habitación y el salón es una buena opción. Sin embargo, tiene que tener en cuenta una serie de indicaciones para hacer un buen uso de este tipo de aparato.

¿La fisioterapia respiratoria me ayudará a reducir los golpes de tos?

Uno de los principales objetivos de la fisioterapia respiratoria es enseñarle a gestionar la tos de forma eficaz para que pueda eliminar las secreciones fácilmente, sin emplear tanto esfuerzo.

Sin embargo, como ya hemos explicado antes, cuando la tos no es productiva, en este caso las técnicas de fisioterapia respiratoria le van a ayudar a tener una correcta ventilación pulmonar, a reducir las restricciones de aire y a eliminar la sobrecarga en la musculatura respiratoria.

Si su médico ya le ha diagnosticado que el motivo principal de la tos es por una patología respiratoria, y necesita ayuda, puede solicitar una cita con uno de nuestros fisioterapeutas respiratorios aquí.

Le realizaremos una evaluación exhaustiva para determinar qué técnicas son las más apropiadas para su caso. ¿El objetivo? Ayudarle a encontrarse mejor y reducir sus síntomas.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario