si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Para qué sirve la CPAP y cómo utilizarla correctamente

Para qué sirve la CPAP y cómo utilizarla correctamente

11Jun2019

Para qué sirve la CPAP y cómo utilizarla correctamente

Durante el sueño, nuestra musculatura se relaja, y esto hace que realicemos pausas respiratorias. Sin embargo, hay personas que sufren cierres repetidos de la vía aérea superior a nivel de la faringe, que se denominan apneas, y si esto no se controla, puede ocasionar problemas cardiorrespiratorios y alteraciones neurocognitivas. El uso de la CPAP ayuda a mejorar la ventilación, y evita el colapso de las vías.

Quizás aún no se ha dado cuenta, pero su pareja seguro que sí. En más de una ocasión, durante la noche, ha notado cómo su respiración se entrecortaba, incluso por unos segundos dejaba de respirar, y ha tenido que zarandearle para conseguir que volviera a respirar con normalidad.

Si esta situación se repite habitualmente, debería consultar con su médico porque probablemente tenga un trastorno respiratorio denominado apnea del sueño.

Se denomina apnea obstructiva cuando se produce un cierre total de la vía superior, e hipoapnea cuando el cierre es parcial.

Es importante controlar las apneas durante la noche porque ocasionan micro despertares que alteran el patrón del sueño y provocan cansancio y somnolencia durante el día.

Pero no solo eso, además cada vez que deja de respirar, el oxígeno en sangre se reduce y eso puede generarle enfermedades del corazón y el pulmón, hipertensión, problemas de concentración, inapetencia sexual, impotencia, incluso accidentes laborales y de tráfico por la falta de sueño.

La mayoría de las veces se piensa que roncar es un síntoma de esta enfermedad. Eso no es del todo cierto. Se puede roncar, pero no tener apneas. Los ronquidos pueden darse por exceso de peso, por congestión nasal, por la toma de determinados medicamentos, por sentirse muy cansado, incluso con la llegada de la menopausia, algunas mujeres empiezan a roncar.

Sin embargo, cuando los ronquidos son entrecortados es síntoma de que detrás hay un problema respiratorio y es necesario poner tratamiento.

¿Qué es la CPAP?

La CPAP es un dispositivo eléctrico que genera una presión positiva continua de aire, para que, durante la inspiración y expiración, su vía respiratoria superior se mantenga abierta, no se colapse y evite que se produzcan las apneas.

Su uso está indicado para aquellas personas que tienen trastornos respiratorios durante el sueño, y también en los bebés prematuros que aún no tienen desarrollados sus pulmones.

La CPAP está formada por 3 elementos:

Generador.
Es el aparato encargado de proporcionar el flujo de aire continuo. La presión la tiene que determinar su médico, después de haberle realizado las pruebas diagnósticas necesarias. No debería hacer modificaciones por su cuenta. En el caso de que no se adapte a los parámetros establecidos, consulte con su médico.

Coloque el aparato en un sitio estable y no obstruya la salida de aire del ventilador. En la parte posterior tiene un pequeño filtro que es el encargado de evitar que entre polvo. Asegúrese que está limpio, revíselo cada 15 días. Debe cambiarlo cada 6 meses.

Tubo.
A través de él se suministra el aire. Está conectado al aparato y a la mascarilla, y está fabricado en un material especial para evitar que no tenga dobleces ni produzca colapsos.

Mascarilla.
Digamos que es la pieza fundamental. De su adaptación dependerá que mantenga una buena adhesión al tratamiento. Está fabricada con materiales blandos. Hay algunas mascarillas que cuentan con unas almohadillas de gel para ofrecer mayor adaptabilidad y comodidad al usuario. Tiene que buscar aquella con la que más cómodo se encuentre y menos fugas de aire tenga.

Ojo. No confunda los pequeños orificios que tiene la mascarilla con fugas. Son válvulas de seguridad que sirven para que el aire que exhala pueda salir fácilmente. No debe taparlas porque si no impediría la correcta circulación y renovación del aire que suministra el aparato.

Hay de tres tipos de mascarillas. Debe elegir aquella con la que se sienta mejor, pero que también sea efectiva y se adapte a las presiones con las que va a trabajar su CPAP:

  • Nasal: Es la que habitualmente se utiliza y que mejor se tolera. Solo cubre la nariz.
  • Naso-bucal: Cubre nariz y boca. Si su respiración es bucal, más que nasal, este modelo quizás se adapte mejor a Ud.
  • Ojivas o conector: Son unos pequeños conos flexibles que se adaptan a las fosas nasales. Al tenerlos introducidos en los orificios de la nariz, producen mayor sensación de entrada de aire.

Cada modelo tiene diferentes tamaños. Escoja aquel que evite que el aire se vaya hacia los ojos y los costados, y que además le permita realizar un buen ajuste del arnés.

La mascarilla es de uso personal. Tiene que lavarla con agua y jabón neutro cada vez que se utilice. La almohadilla que lleva incorporada también tiene que limpiarse para evitar que la grasa y suciedad impidan que se adhiera correctamente a la cara o nariz. La mascarilla debería cambiarla cada año.

Otros accesorios.
Si presenta sequedad excesiva de la nariz, faringe o boca, hay aparatos que incluyen un humidificador, para humidificar y calentar el aire que se genera. Hay que utilizarlo con agua destilada, porque la cal podría estropear el aparato.

En el caso de que además necesitara oxígeno por la noche, existe un conector que le permitiría acoplar su máquina de oxígeno al aparato.

¿Cómo utilizar correctamente la CPAP?

La CPAP tiene que usarla todos los días, durante el tiempo que duerma (también se recomienda que la utilice en la siesta). Es un tratamiento de por vida. Le va a ayudar a que sus vías respiratorias no se colapsen, evitar las apneas y las consecuencias que estas generan.

Al principio le costará adaptarse. Hay personas que se adaptan rápido y a otras les cuesta un poco más. Es normal. Aunque las primeras noches se angustie y vea que no puede soportarlo, no abandone. Es importante que tenga una continuidad, y si los primeros días solo puede estar con la mascarilla puesta un par de horas, no pasa nada, retírela y descanse, pero intente cada día aguantar un poco más.

De su constancia dependerá la efectividad del tratamiento. Debe utilizar la CPAP mínimo 4 horas por la noche, aunque lo ideal serían 6 horas.

En este gráfico de SEPAR se explica claramente los 4 pasos que tiene que realizar para empezar a utilizar su CPAP.

como utilizar cpap
Ilustración: Separ

  1.  Antes de colocarse la mascarilla debe realizar un lavado nasal con suero fisiológico para conseguir que la vía respiratoria esté limpia y así pueda fluir el aire mucho mejor.
  2. Colóquese la mascarilla, adáptela bien con los arneses. No tiene que apretarla, simplemente ajustarla a su cara. Conecte el aparato.
  3. Respire tranquilamente por la nariz y compruebe que no hay fugas de aire.
  4. Si nota que tiene dificultad para expulsar el aire, es normal. A medida que vaya utilizando el aparato se irá acostumbrando.

En la página de Separ tiene más información sobre el uso, beneficios y contraindicaciones de la CPAP. Puede consultarlo aquí.

    • Alfonso Montero Pacios
    • Fisioterapeuta Especialista en Fisioterapia Neumológica.
    • Master en Medicina Respiratoria. Universitat de Barcelona (UB) y Universitat Pompeu Fabra.
    • Director asistencial de Rehaliza Health Solutions.

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto