si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Cómo tratar los problemas respiratorios en bebés prematuros y evitar la displasia broncopulmonar

Cómo tratar los problemas respiratorios en bebés prematuros y evitar la displasia broncopulmonar

09Oct2018

Cómo tratar los problemas respiratorios en bebés prematuros y evitar la displasia broncopulmonar

La Enfermedad de las Membranas Hialinas (EMH), antes conocida como síndrome de dificultad respiratoria (RDS), es la patología respiratoria más frecuente en los recién nacidos prematuros. Su origen está en la carencia, bien en cantidad o en calidad, de una sustancia llamada surfactante pulmonar.

Ahora bien, ¿qué es el surfactante pulmonar?

Se trata de un líquido producido por los pulmones del feto que mantiene las vías respiratorias abiertas, en concreto los alveolos, pequeños saquitos al final del árbol bronquial donde tiene lugar el intercambio gaseoso, haciendo posible que los bebés respiren por sí solos en el momento posterior al parto.

Para más detalles, esta sustancia comienza a producirse en el feto alrededor de la semana 26 de embarazo, o lo que es lo mismo, en el sexto mes de gestación.

Es a partir de la semana 37 cuando se considera que el bebé ya tiene la cantidad suficiente de surfactante y que es totalmente viable fuera de la tripa de la madre.

¿Por qué se da con más frecuencia en prematuros?

La EMH es más frecuente en los bebes nacidos prematuros, antes de la semana 37, porque todavía no se ha formado por completo el surfactante pulmonar. Cuanto más prematuro es el bebé, mayor es el riesgo y más grave es la enfermedad.

Consecuencia: colapso de los alveolos

Debido al déficit de surfactante en los pulmones del bebé, en el momento del nacimiento, los pequeños alvéolos tienden a colapsarse con cada respiración.

Enfermedad membranas hilianas bebe prematuro

Ante esta situación, el bebé hace un mayor esfuerzo para respirar, intentando volver a abrir las vías respiratorias colapsadas. A medida que la función de sus pulmones disminuye, la fatiga de su musculatura respiratoria aumenta, y esto da lugar a una descompensación respiratoria.

Entonces los padres, ¿qué podemos hacer?

Hay una serie de síntomas y signos muy característicos que pueden hacerles sospechar que su bebé tiene esta enfermedad.

  • Dificultad respiratoria al momento del nacimiento que empeora de manera progresiva.
  • Ensanchamiento de los orificios de la nariz.
  • Pitidos en la respiración.
  • Color azulado de la piel.
  • Taquipnea.
  • Tiraje respiratorio.

Estos síntomas son comunes a los de otras enfermedades respiratorias por lo que los médicos realizarán las pruebas pertinentes para confirmar el diagnóstico de la enfermedad.

Oxigenoterapia y ventilación mecánica como tratamiento

En caso de tratarse de la EMH, el médico pondrá de inmediato un tratamiento a su hijo, que consistirá en ventilación mecánica y oxigenoterapia.

Sin embargo, tiene que saber que el tratamiento prolongado para esta enfermedad puede traer consigo complicaciones respiratorias, como, por ejemplo, la aparición de displasia broncopulmonar.

La displasia broncopulmonar es un daño pulmonar crónico por un desarrollo anómalo del tejido pulmonar, que se produce a causa de una EMH tratada con ventilación mecánica y oxigenoterapia, más o menos duradera en el tiempo. A medida que los alvéolos colapsan, se van dañando células del aparato respiratorio que se acumulan en las vías respiratorias en forma de fibrosis, y afectan aún más la capacidad respiratoria.

Seguramente ahora se estará preguntando si esta fibrosis afectará a su hijo para toda la vida.

La respuesta es no.

La fibrosis desaparece después de varios meses, aunque su hijo mantendrá un número de alveolos y una superficie alveolar reducidos.

¿Se puede hacer algo para prevenir la displasia broncopulmonar?

Lo cierto es que si.

Existen una serie de medidas clínicas que pueden mejorar la situación de su bebé con EMH con el fin de evitar complicaciones respiratorias.

1.- Mantener una adecuada nutrición en el recién nacido, algo de primordial importancia ya que diversos nutrientes son indispensables para una adecuada función pulmonar y para el proceso de reparación del tejido pulmonar.

 2.- Aplicar presión positiva continuada en la vía aérea a través de la maquina CPAP, como alternativa a la ventilación mecánica prolongada en el tiempo.

3.- Aplicar técnicas de fisioterapia respiratoria, como la técnica de Espiración Lenta Prolongada (ELPr), la cual estimula la producción de surfactante pulmonar.

La fisioterapia respiratoria en niños prematuros mejora su desarrollo pulmonar y ayuda a prevenir y tratar la displasia broncopulmonar.

Estos bebés son más propensos a padecer enfermedades respiratorias y con los tratamientos de fisioterapia conseguimos favorecer un correcto desarrollo de su patrón respiratorio para prevenir infecciones futuras.


¿Su hijo fue prematuro y tuvo también problemas respiratorios? ¿Qué tratamiento es el que mejor le ha funcionado? Déjenos su opinión.


    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Prematuros, Displasia Broncopulmonar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto