si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
pautas para evitar las crisis asmáticas en niños y adolescentes

Pautas y técnicas para evitar las crisis asmáticas en niños y adolescentes

16Abr2019

Pautas y técnicas para evitar las crisis asmáticas en niños y adolescentes

Aunque puede producirse a cualquier edad, el asma es la enfermedad inflamatoria crónica de los bronquios más frecuente en la infancia. Afecta alrededor del 10% de los niños y adolescentes, y sus síntomas ocasionan absentismo escolar, más visitas a los servicios de urgencias y hospitalizaciones. Aprender pautas concretas que ayuden a gestionar la enfermedad, reduce y evita estas complicaciones.

¿Qué es el asma y por qué se produce?

El asma es una patología respiratoria crónica caracterizada por la obstrucción reversible de la vía aérea, que puede ser parcial o completa. Esto da lugar a una crisis asmática.

 

La limitación al flujo aéreo en el asma es consecuencia de la inflamación de las vías respiratorias, el exceso de mucosidad y la contracción de los músculos que rodean los bronquios, como respuesta a diversos factores de riesgo.

 

Sin embargo, la causa del asma aún se desconoce.

Hay algunos factores genéticos y ambientales que pueden interactuar y causar, con más frecuencia, esta patología respiratoria en los primeros años de vida:

  • Antecedentes genéticos de asma
  • Exposición ambiental (alérgenos, humo de tabaco, contaminación, etc)
  • Infecciones respiratorias repetidas en los primeros años de vida
  • Actividad física.

¿Las crisis asmáticas se pueden prevenir y tratar?

Sí, tanto las crisis, como los ingresos hospitalarios que sufren los niños y adolescentes, pueden evitarse si se aprenden pautas que enseñen a gestionar de manera eficaz la enfermedad.

Cuando los niños son pequeños, los padres son los encargados del control de la enfermedad y cumplimiento del tratamiento. A medida que crecen, y se hacen adolescentes, tienen que inculcarles esos hábitos, para que aprendan a controlar de manera autónoma su patología respiratoria.

Si son cumplidores con las pautas de sus hijos, ellos también lo serán el día de mañana.

¿Cómo puedo evitar las crisis asmáticas de mi hijo?

1.- Reducir la exposición a los factores de riesgo.

Si es fumador/a debería dejarlo, o por lo menos, fumar fuera de casa para evitar que el aire del interior no esté cargado de humo.

También evite aquellos productos como colonias intensas, artículos de limpieza perfumados, ambientadores etc., que pueden contener sustancias irritantes y desencadenar una crisis.

 

El 60% de los pacientes asmáticos son alérgicos al polen, por lo que la primavera es una de las épocas con más riesgo de sufrir una crisis.

 

Existen aplicaciones que le ayudarán a saber el nivel ambiental de polen que tiene su zona y así poder determinar cuales son las horas en las que haya menos concentración para que pueda salir su hijo a la calle.

Si necesita abrir las ventanas para ventilar, y es época de polinización, hágalo antes del amanecer y al finalizar la tarde, que es cuando los niveles están más bajos.

2.- Reconocer los síntomas de manera precoz

Dificultad respiratoria (tiraje y aleteo nasal), sibilancias, tos y presión en el pecho, son los síntomas que delatan el origen de una crisis asmática. Detectar a tiempo estos síntomas en su hijo y tener a mano la medicación de rescate, le ayudarán a evitarla y tener complicaciones mayores.

3.- Hacer un buen uso de los inhaladores

Cuando los niños son pequeños, la mejor forma de administrar la medicación es a través de la cámara espaciadora.

Es una cápsula de plástico que se coloca entre el inhalador y la boca del niño, ayudando a reducir el impacto de la medicación sobre la garganta, y facilitando su entrada en el interior de la vía respiratoria.

 

Los fármacos pautados para el asma se administran por vía oral para que entren en contacto directo con las zonas del tracto respiratorio. Es la forma más rápida y con menos efectos secundarios de administrar tanto los medicamentos de rescate, como los medicamentos preventivos.

 

Los inhaladores comúnmente pautados son:

  • Broncodilatadores. Relajan los bronquios y facilitan el paso del aire.
  • Antiinflamatorios. Ayudan a revertir la inflamación de las paredes bronquiales que puede dificultar la respiración.

 

Del buen uso de los dispositivos de inhalación dependerá la eficacia del medicamento.

 

Tanto si tiene niños pequeños con asma, como si su hijo es ya adolescente y es asmático, deben aprender a manejar correctamente este tipo de dispositivos.

En este enlace tiene información sobre todo lo que debería saber sobre los inhaladores para usarlos correctamente.

4.- Aprender técnicas de respiración

Este es uno de los objetivos de la fisioterapia respiratoria, enseñar técnicas que ayuden a mantener las crisis asmáticas a raya y reestablecer la correcta función pulmonar.

Estas son:

  • Técnicas de drenaje de secreciones: Sirven para eliminar el exceso de mucosidad y evitar complicaciones respiratorias que puedan llevar a un ingreso hospitalario. Por ejemplo, la técnica de espiración lenta y forzada

Ambas se enseñan y se trabajan en las sesiones de fisioterapia respiratoria, en el momento de intercrisis, con Ud., si tiene hijos pequeños, o bien directamente con su hijo adolescente.

¿Por qué se hace así y no durante la fase de crisis?

Porque de esta forma se consigue que el paciente o el familiar tenga aprendidas las técnicas con anterioridad, y cuente con la destreza suficiente para realizarlas correctamente cuando se origina una crisis.

Controlar el tratamiento de su hijo cuando es pequeño, es fácil.

Aprende el uso de los inhaladores, reconoce los síntomas respiratorios del niño, emplea las técnicas de control de respiración y de eliminación de secreciones, y a partir de ahí, ya puede gestionar la enfermedad de su hijo de manera eficaz.

 

Sin embargo, llegada la adolescencia, son muchos los jóvenes que no llevan un control exhaustivo de su medicación, no siguen las pautas aprendidas, ni practican las técnicas que les van a ayudar a evitar una crisis asmática.

 

En nuestras sesiones de fisioterapia respiratoria trabajamos con ellos y les ofrecemos recursos específicos y fáciles de implementar en su día a día, para conseguir que mantengan una buena adhesión al tratamiento, y que lleven un control responsable de su enfermedad respiratoria.

Tanto si necesita aprender pautas y técnicas para emplearlas en el tratamiento y control de la enfermedad respiratoria de su hijo pequeño, como si necesita ayuda para que su hijo adolescente adquiera los hábitos que le permitan conocer y controlar su asma, puede solicitar una sesión con uno de nuestros fisioterapeutas respiratorios para que pueda ayudarle.

 

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario