si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner

Cómo mejorar el asma bronquial con fisioterapia respiratoria

05May2017

Cómo mejorar el asma bronquial con fisioterapia respiratoria

El asma es una enfermedad respiratoria caracterizada por la obstrucción de la vía aérea a causa de un estrechamiento reversible del bronquio, que dificulta el coger y soltar el aire.

Cuando esto ocurre estamos ante una crisis asmática, de intensidad y duración variable, que puede ceder de manera espontánea o, en otros casos recurriendo a tratamiento farmacológico. Con fisioterapia respiratoria podemos mejorar los síntomas del asma.

¿A qué se debe el asma?

El origen del asma es multifactorial, puede desencadenarse por diferentes causas. Tiene un componente hereditario, pero también puede desencadenarlo una reacción alérgica (ácaros, alimentos, medicamentos, polen, pelo de animal…); productos contaminantes (humo del tabaco, productos de limpieza); emociones (estrés, ansiedad)  o inducido por la realización de ejercicio físico.

¿Qué síntomas puede dar una crisis asmática?

Los síntomas más comunes durante una crisis asmática son:

Las personas con asma van a tener períodos en los que la enfermedad esté ausente y se encuentren asintomáticos y otros en los que tendrá lugar la crisis asmática desencadenándose los síntomas mencionados.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia respiratoria en el asma?

La Fisioterapia Respiratoria es un componente clave en el tratamiento del asma. Debe trabajarse cuando el paciente se encuentra bien y en una situación estable (intercrisis), proporcionándole las estrategias necesarias para hacer frente a una crisis respiratoria en caso de que se produjera, pero también para ayudar a recuperarse cuando ya se ha dado.

El trabajo de fisioterapia respiratoria consistirá en lo siguiente:

  • Ejercicios de relajación, que ayuden a disminuir el estrés y la ansiedad y a conseguir un autocontrol en caso de aparecer una crisis asmática.
  • Reeducación del patrón respiratorio, enseñándole al paciente a utilizar correctamente el músculo diafragma, principal musculo de la respiración, relajando la parte superior del tórax. Queremos lograr una buena mecánica ventilatoria.
  • Ejercicios de elasticidad pulmonar, para disminuir el atrapamiento aéreo ayudando a vaciar correctamente los pulmones.
  • Ejercicios de reeducación postural, para evitar dolores articulares y musculares o deformidades torácicas por una mala mecánica ventilatoria.
  • Técnicas de limpieza bronquial, por la hipersecreción bronquial producida después de la crisis, dado que una de sus consecuencias es la inflamación de los bronquios y aumenta la producción de secreción.

En definitiva, la fisioterapia respiratoria puede mejorar la calidad de vida de las personas con asma, favoreciendo las mejores condiciones físicas y mentales, ayudándoles a afrontar su situación y llevar el control de su enfermedad.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Enfermedades Pulmonares , Asma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto