si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Las mejores técnicas respiratorias y ejercicios para personas con movilidad reducida

Las mejores técnicas respiratorias y ejercicios para personas con movilidad reducida

14Oct2019

Las mejores técnicas respiratorias y ejercicios para personas con movilidad reducida

Ya sea por una situación temporal, accidente, o por una enfermedad que limita sus movimientos, cuando una persona tiene que estar una larga temporada postrado en una cama, o no puede moverse con facilidad, es necesario ejercitar la musculatura, incluida la respiratoria, para recuperar el tono muscular, evitar complicaciones pulmonares, y en el caso de no ser algo transitorio, mejorar su calidad de vida.

Por ejemplo, un posoperatorio tras una intervención quirúrgica que requiera reposo absoluto, enfermedades neurodegenerativas, ictus, problemas de movilidad avanzado (sobre todo en personas mayores).

En todos estos casos, los tratamientos de fisioterapia respiratoria juegan un papel importante, porque una de las consecuencias más comunes en pacientes con movilidad reducida, son los problemas respiratorios.

Y le explicamos por qué.

Cómo afecta a sus pulmones la falta de movimiento

Cuando guarda reposo, suele permanecer en la cama en una misma postura durante mucho tiempo. Esto hace que su respiración cambie y se adapte a esa situación. Se vuelve más corta y superficial.

Como resultado, hay zonas de sus pulmones que no se ventilan correctamente, las secreciones se acumulan, generando un foco sensible a la infección.

Además, la falta de movilidad origina heridas en la piel y promueve la aparición de rigidez articular, contracturas y pérdida de mása muscular, que, de no corregir, pueden ocasionar dolor,  lesiones permanentes y debilidad que le llevaría al agotamiento.

Las personas entre 26 y 46 años que permanecen en cama 28 días, pierden 400gr. de masa muscular. Los que están entre los 45 y 60 años, permanecer 14 días en cama, les supone una pérdida de masa muscular de 1,5kg. En el caso de los mayores de 61 años, estar 7 días en cama, es tener 1kg. menos de músculo.

Técnicas y ejercicios para mejorar la ventilación pulmonar y el fortalecimiento muscular en situaciones de movilidad reducida

La fisioterapia respiratoria tiene 3 objetivos muy claros:

  • Mantener su aparato respiratorio en las mejores condiciones posibles, para que sus pulmones puedan ventilarse correctamente.
  • Eliminar las secreciones bronquiales para evitar que se infecten.
  • Mejorar la movilidad de sus músculos y articulaciones.

Para ello, hay una serie de técnicas y ejercicios que puede trabajar tumbado sin problemas, pero que deben ser adaptadas a su situación, teniendo siempre en cuenta las limitaciones de su movilidad.

1. Para el drenaje de secreciones.

Las mejores técnicas respiratorias para estos casos son las técnicas espiratorias lentas. Con ellas se puede drenar el moco de las vías respiratorias que se encuentran en zonas más profundas, y llevarlo hacia vías más proximales, para después expectorarlo por la boca.

Una vez allí, es importante saber gestionar de manera eficiente la tos, para conseguir una buena expectoración.

¿Cómo conseguir que sea efectiva?

Debe hacer una buena inspiración, seguida de un fuerte golpe de tos. Intente que el aire salga del pecho y no de la garganta, así evitará que se irrite en exceso. Al mismo tiempo, procure toser en dos golpes, de esta manera arrastrará más mucosidad.

Existe otra forma de ayudar a drenar el moco, y es mediante cambios posturales. Es decir, que constantemente cambie de postura. Si está de un lado, cambie al otro, si está boca abajo, póngase boca arriba, si está tumbado, incorpórese un poco.

Al permanecer mucho tiempo en una misma posición, las flemas se acumulan en una misma zona dando lugar a tapones mucosos.

De esta forma, conseguirá drenar la mucosidad por acción de la gravedad hacia vías más proximales, lo que ayudará a su expectoración con la tos. Pero no solo eso, también conseguirá ventilar aquellas zonas del pulmón que están algo más colapsadas, evitando la aparición de infecciones y complicaciones respiratorias asociadas a la inmovilización, como son, atelectasias y neumonías.

2. Para seguir trabajando la ventilación.

Incluya en su día a día el trabajo de la respiración diafragmática. Esta le ayudará a mejorar la oxigenación, disminuir el trabajo respiratorio y aumentar la función respiratoria.

3. Para mejorar la rigidez articular y contracturas musculares

El fisioterapeuta le enseñará ejercicios de expansión torácica. Estos ejercicios se trabajan acompañados del movimiento de sus brazos, separándolos del tronco para favorecer una mejor inspiración, y acercándolos para ayudar en la espiración.

En caso de que la falta de movilidad sea en las extremidades superiores, podrá trabajar las ventilaciones dirigidas, asistidas por el fisioterapeuta, quien colocará sus manos sobre diferentes zonas del tórax y le pedirá que intente dirigir el aire hacia las mismas.

Dependiendo del grado de inmovilización que presente, habrá ejercicios y técnicas que una vez aprendidas pueda realizar sin problema.

Sin embargo, habrá otros que necesitará ayuda, control y seguimiento para comprobar que los está realizando correctamente, y lo que es más importante, que están cumpliendo su función.

Tanto si es para Ud., como para un familiar, y necesita que diseñemos un programa de fisioterapia respiratoria personalizado, puede solicitar una cita con uno de nuestros fisioterapeutas.

Acudiremos a su domicilio a realizar una evaluación de su estado de salud, y a partir de ahí estableceremos el tratamiento que mejor se adapte a sus circunstancias.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario