si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Cuál es el tratamiento de fisioterapia respiratoria tras una exacerbación

Cuál es el tratamiento de fisioterapia respiratoria tras una exacerbación

21Oct2019

Cuál es el tratamiento de fisioterapia respiratoria tras una exacerbación

Si padece una enfermedad respiratoria crónica tiene que saber que corre el riesgo de sufrir una exacerbación, y que esta situación, le llevaría al ingreso hospitalario. Si ocurre, la fisioterapia respiratoria puede ayudarle a que su recuperación, sea más rápida.

Una exacerbación es un empeoramiento de los síntomas respiratorios que ya están presentes en su día a día: ahogo, tos, aumento en la cantidad de moco y cambios en su coloración, además de fiebre y malestar general.

La causa mas frecuente de exacerbación respiratoria es la infección del árbol bronquial por una bacteria. Por esa razón, el tratamiento habitual ante un episodio como este, es la administración de antibiótico, siempre recetado previamente por el médico.

Ahora bien ¿solo el antibiótico puede tratar una exacerbación?

El antibiótico es la herramienta más útil para combatir una infección respiratoria, ya que acaba con la bacteria que la ha ocasionado, al mismo tiempo que ayuda a mejorar la inflamación bronquial y producción de moco.

Pero no es suficiente.

Tras acabar con el antibiótico, el momento agudo de la exacerbación remite. Sin embargo, ciertos síntomas respiratorios se mantienen, como, por ejemplo: el exceso de mucosidad, la fatiga respiratoria o la debilidad muscular.

Más de un paciente nos ha comentado en las sesiones de fisioterapia respiratoria, que semanas después de la última recaída, sigue con tos y flemas, y aunque estas ya tienen mejor color, se sigue cansando al realizar determinados esfuerzos, y la sensación de debilidad generalizada se mantiene.

Además, existe la posibilidad de que aparezca una nueva exacerbación semanas después de haber terminado con el antibiótico, repitiéndose el mismo proceso como si fuese un círculo vicioso.

Seguramente todo esto le resulte familiar.

Y es que, con la llegada del primer catarro en otoño, a este le van siguiendo otros, teniendo que tomar cada dos por tres antibióticos, o incluso ingresar en el hospital en más de una ocasión, sobre todo en épocas donde hace más frío.

Esto es lo que se denomina, exacerbaciones de repetición.

¿Cómo recuperarse de las secuelas de una exacerbación y evitar que esta se repita?

Lo fundamental después de una exacerbación es devolverle al sistema respiratorio su estado de salud previo a la infección.

Una vez que el antibiótico ha hecho su trabajo y ha terminado con la infección respiratoria, el tratamiento farmacológico debe combinarse con técnicas de fisioterapia respiratoria para tratar los síntomas que aún siguen presentes.

Es probable que una de las cosas que más le angustie tras una infección, es el exceso de moco y la tos que se mantiene en el tiempo. No se preocupe, para ello hay una técnica con la que podrá eliminar fácilmente las secreciones. Es la técnica espiratoria.

¿Cómo realizarla? Muy sencillo.

Tome aire por la nariz de manera profunda y relajada, llenando sus pulmones por completo. A continuación, suéltelo por la boca bien abierta en forma de “O” similar a querer a hacer vaho en un espejo.

De esta manera, podrá despegar las secreciones de los bronquios y drenarlas hacia vías más proximales, para luego expectorarlas con la tos.

La práctica repetida de la técnica espiratoria le ayudará a eliminar el exceso de mucosidad que hay en los pulmones, y por lo tanto el foco sensible a volver a infectarse, evitándose así posibles exacerbaciones repetidas.

En cuanto a la sensación de ahogo que tiene cuando realiza determinadas actividades, es muy importante que no abandone la práctica de estas, eso es un error, lo que tiene que hacer es trabajar la readaptación al esfuerzo.

Para conseguirlo tiene que ser capaz de llevar un control respiratorio, tomando aire por la nariz, dirigiéndolo hacia el pecho y soltándolo por la boca, intentando que su respiración sea superficial, pero confortable, sin llegar a acelerarse.

Una vez que la controle, intente ajustarla al ritmo o intensidad de la actividad que le fatiga.

El tener un buen estado físico le ayudará también a combatir el ahogo y el cansancio generalizado, por lo que es interesante que trabaje ejercicios de fortalecimiento muscular. Para la practica de los mismo, no necesita gran instrumental, puede utilizar elementos que encuentre en su domicilio.

Por ejemplo, para el trabajo de piernas, puede utilizar una silla para hacer sentadillas, repitiendo varias veces el levantarse y sentarse. Para brazos, puede sujetar en las manos algo de peso (latas de conserva, botellas de agua…), y trabajar ejercicios de flexión y extensión de codos para fortalecer los bíceps.

Si incluye el trabajo de fisioterapia respiratoria después de una exacerbación podrá recuperar la estabilidad respiratoria que perdió tras la infección y evitar que estas se repitan en un futuro.

Por experiencia, sabemos que tras los ingresos hospitalarios el estado general de la persona que ha sufrido una exacerbación es de debilidad, pérdida de masa muscular en muchas ocasiones, cansancio, y sobre todo el ánimo por los suelos.

Es normal.

Sin embargo, si en el hospital ya ha recibido rehabilitación respiratoria, tiene que continuar luego en casa con ella para recuperarse lo antes posible.

Sí, cuesta, no es fácil, y menos si el ánimo no acompaña, pero poco a poco comprobará como con los días, haciendo las técnicas de respiración y los ejercicios pautados, empieza a encontrarse mucho mejor, y vuelve a estar en el punto en el que estaba antes de entrar en el hospital.

Por lo tanto, aunque en un principio no tenga ganas de hacer nada, póngase pequeños retos para realizar cada día. Verá como llegan los resultados.

Y si necesita que tras el hospital le ayudemos para que tener más seguridad, solicite una cita con uno de nuestros fisioterapeutas respiratorios del equipo. Trabajaremos juntos para que así la recuperación no le suponga tanto esfuerzo.

¿Ha tenido una exacerbación y la vuelta a casa ha sido complicada?
Cuéntenos. ¿Qué es lo que más le costaba realizar una vez en casa?

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario