si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Cómo cuidar la salud respiratoria a partir de los 65

Cómo cuidar la salud respiratoria a partir de los 65

07Oct2019

Cómo cuidar la salud respiratoria a partir de los 65

Durante las sesiones de fisioterapia respiratoria que realizamos con adultos, hay una pregunta que se repite mucho: ¿Cuándo es un buen momento para empezar a trabajar técnicas de respiración? Al igual que cuida su alimentación y realiza actividad física (o por lo menos así debería ser), mantener en forma sus pulmones y vías respiratorias también tendría que ser una rutina de su día a día.

El problema es que en la mayoría de los casos solo se acude a la fisioterapia respiratoria cuando se padece alguna enfermedad pulmonar.

Ya sea por una patología aguda, como una neumonía o bronquitis, que tiene rápida solución con el tratamiento adecuado.

O bien, una patología crónica como EPOC, bronquiectasias o fibrosis pulmonar, que aunque no tienen cura, sí se pueden tratar y mejorar los síntomas respiratorios, para tener una mejor calidad de vida.

La aparición de las enfermedades pulmonares podría prevenirse con un buen cuidado del sistema respiratorio, especialmente a partir de una determinada edad.

Los pulmones también envejecen

Con los años, sus pulmones, al igual que otros órganos del cuerpo, están sometidos a un proceso de envejecimiento que provoca modificaciones tanto en sus estructuras básicas, como en su funcionalidad.

Estos son los cambios más significativos:

  • Menor lubricación de las vías respiratorias
    Se produce por el desecamiento de la capa de moco que las recubre. Esto dificulta el drenaje de las secreciones, y por eso es más complicado su expulsión.
  • Cambios en la forma de los alveolos.
    Los alveolos son estructuras con forma de saco que están localizados al final de los bronquiolos. Ahí es donde da lugar el paso de oxígeno a la sangre. Con los años, adoptan una forma más plana, la superficie alveolar se reduce, y con ella, también el intercambio de gases.
  • Pérdida de la elasticidad de la musculatura respiratoria y endurecimiento de los cartílagos costales
    Esta es la razón por la que la capacidad pulmonar es menor, y la fatiga respiratoria a la hora de hacer esfuerzo físico aumenta.
  • Disminución de la capacidad de ventilación máxima por minuto. Es decir, que tiene mayor dificultad para oxigenar sus pulmones.Esta situación se agudiza sobre todo si ha sido fumador, si ha estado en contacto con partículas nocivas y/o agentes infecciosos de forma constante, o bien tiene antecedentes de enfermedades respiratorias.

Técnicas respiratorias para mantener en forma sus pulmones y evitar futuras complicaciones

Aprender técnicas de respiración le van a ayudar a combatir los cambios que se producen en sus pulmones debido al paso del tiempo.

Para eliminar el moco

Como ya le hemos comentado antes, uno de los problemas que surgen en las vías respiratorias con la edad, es la falta de lubricación. Esto hace que expulsar las secreciones se convierta en una tarea complicada.

Mantener libre sus pulmones de moco es fundamental para evitar infecciones respiratorias.

Las técnicas espiratorias son las más apropiadas para eliminar las flemas. Funcionan gracias a la interacción aire-moco, y hay de dos tipos, lentas y forzadas. En este enlace de aquí puede ver cómo practicarlas.

Para mejorar la ventilación pulmonar

En este caso, la respiración diafragmática es perfecta. Consiste en respirar utilizando el musculo diafragma.

De este modo se asegura que el aire llegue hasta las bases de sus pulmones y allí tenga lugar el intercambio de gases.

La respiración diafragmática es la técnica que le va a permitir una mayor oxigenación de sus pulmones, y además sirve para relajarse tras la realización de actividad física.

En este enlace de aquí puede ver el paso a paso de cómo realizarla correctamente.

Para mejorar la rigidez articular y muscular

Debe incorporar en su día a día ejercicios de expansión torácica. De esta forma conseguirá estirar la musculatura y movilizar sus articulaciones.

Estos ejercicios son muy sencillos, y consisten en tomar aire por la nariz, al mismo tiempo que sube los brazos y estira el tronco. Después suelta el aire por la boca, al mismo tiempo que baja los brazos.

La práctica de ejercicio físico es fundamental. Debe mantener en buen estado, tanto la musculatura de brazos y piernas, como la musculatura respiratoria.

Además, hay algo muy importante para tener en cuenta, y es que debe adecuar el ritmo de su respiración a las diferentes intensidades del ejercicio. Si no lo hace así, tendrá más fatiga respiratoria mientras practica la actividad, y terminará por abandonar.

Para que esto no ocurra, aquí le dejamos una serie de pautas de cómo puede adaptar su respiración a las tareas diarias para no sufrir disnea.

Como ve mantener sus pulmones, sus vías respiratorias y musculatura a tono, no requiere de ejercicios complicados, ni esfuerzos sobre humanos. Es cuestión de rutina y de adaptar las técnicas y ejercicios a su situación concreta.

Por lo tanto, a la pregunta que dejábamos en el aire al principio de este artículo, le contestamos: Sí, cuanto antes empiece a cuidar su salud pulmonar, mucho mejor.

Y si ya se ha decidido y necesita ayuda para que le marquen unas directrices que luego pueda realizar en casa, solicite una cita con uno de nuestros fisioterapeutas respiratorios, para que pueda diseñar un programa específico para Ud.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario