si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Cómo mantener su salud pulmonar estable, sentirse mejor y evitar infecciones

Cómo mantener su salud pulmonar estable, sentirse mejor y evitar infecciones

16Sep2019

Cómo mantener su salud pulmonar estable, sentirse mejor y evitar infecciones

Su médico le recomienda que realice fisioterapia respiratoria, empieza el tratamiento, le entregan una hoja con ejercicios y unas pautas. Todo correcto. Cuando las sesiones acaban y está en casa, sin que nadie le guie, ¿qué es lo que ocurre? Ya se lo decimos nosotros.

Lo que ocurre es que entran las dudas y los miedos, porque no sabe si está realizando correctamente los ejercicios y las técnicas de respiración que le ha marcado el fisioterapeuta. 

Uno de los fallos que más se cometen es el de la coordinación entre la respiración y el ejercicio realizado. Si no se efectúa de forma correcta, no va a poder alcanzar su objetivo, que es el de reducir su disnea y cansancio al hacer esfuerzo físico.

¿Qué será lo siguiente que suceda?

Al no ver resultados, dejará de hacer actividad física, y todo lo que haya avanzado, lo habrá perdido, tendrá que empezar de nuevo.
O bien, al comprobar que con las sesiones que ha realizado se siente mejor, decide abandonar, porque ya no encuentra sentido a seguir con su rutina de cada día.

El programa de rehabilitación pulmonar consta de dos fases que debe realizar: tratamiento y mantenimiento.

Desgraciadamente, una vez que ha sido diagnosticado con una enfermedad pulmonar crónica, ya no hay vuelta atrás.
Su problema respiratorio le va a acompañar siempre.

Por eso es importante que cumpla con su terapia todos los días. Medicación, por un lado, y fisioterapia respiratoria por otro.
En el caso de la rehabilitación, hay dos fases:

  • La fase de tratamiento, que es aquella en la que se trabaja para mejorar y/o estabilizar su situación pulmonar.
  • La fase de mantenimiento, que tiene como objetivo principal mantener la mejoría que ha logrado durante todo ese tiempo, y prevenir posibles complicaciones.

Seguramente ahora mismo esté pensando que si ya hizo fisioterapia durante unos días, por qué debe continuar con ella. Que se siente cansado de tanta indicación médica y que no le apetece seguir con la terapia.

Es comprensible.

La mayoría de las personas que realizan sesiones de fisioterapia respiratoria, en muchas ocasiones se aburren, sobre todo en la fase de mantenimiento. La razón es que ya se están mucho mejor de salud y no encuentran un motivo para seguir con ellas.

Sin embargo, para mantener esa mejoría de forma constante, es necesario que trabaje cada día. No queda otra opción.

Pautas para que su rutina de ejercicios no le resulte aburrida y continúe haciéndola todos los días

“Aburrimiento y monotonía, eso es lo que siento”

Así nos lo decía una persona que acaba de empezar con nosotros su tratamiento de fisioterapia respiratoria.
Su médico le recomendó que volviera a retomar la terapia y había decidido probar con nosotros a ver qué tal le iba.
Decía que para qué le servía realizar los ejercicios todos los días, si ya se encontraba mejor.

“Sí que es verdad que empezaba a notar que me volvía a cansar un poco más al subir las escaleras, pero por lo demás me encuentro bien”. Esto nos contaba.
Claro, de eso se trata.

De que no de un paso hacia adelante y cinco hacia atrás, sino que consiga llegar al máximo de sus posibilidades y pueda mantenerse así durante el máximo tiempo posible.
Como sabemos que esta situación es muy habitual, en nuestro sistema de trabajo incorporamos una serie de pautas de control y seguimiento, para:

  • Supervisar su tratamiento de una forma más cercana y personal.
  • Asegurarnos de que cumple todo lo que le hemos marcado.
  • Intentar que las rutinas no le resulten aburridas.

¿En qué consisten estas pautas?

Aquí se las contamos.

1.- Evaluar su estado y definir que ejercicios son mejores para Ud.
Lo primero de todo es comprobar cuál es su situación pulmonar, y a partir de ahí, ajustar las técnicas y ejercicios en función de cómo se encuentre en cada momento.

Eso sí, teniendo siempre como objetivo, que obtenga un beneficio con ello. Que queremos decir con eso, pues que si un día no puede realizar los ejercicios que tenía pautados porque se encuentra un poco más cansado, se adaptarán acorde a esa situación concreta, pero su función será la misma.

2- Ejercicios fáciles y cómodos.

No tiene sentido marcarle una rutina de ejercicios que no domine o que le cueste en exceso. Con ello lo único que se conseguiría es agobiarle y al final, terminaría por abandonar. Y eso no es lo que queremos, (ni Ud. tampoco debería pensarlo)

3- Corregir y cambiar las rutinas.

Las sesiones de control y seguimiento están para eso. Para comprobar que hace los ejercicios correctamente, pero también para asegurarnos que el objetivo marcado se está consiguiendo.

Ahora bien, si vemos que es capaz de llegar un poco más, tenga por seguro que vamos a ir a por ello.

4.- Motivación.

Ir a una clase de baile, con un monitor que ni siente ni padece, que se limita a explicarle los pasos, pero no se implica, no lo vive y no le anima, la verdad es que no suena muy bien, ¿verdad? Más que ir a bailar y divertirse, es ir a mover los pies.

En el caso de la fisioterapia respiratoria sucede lo mismo, los ejercicios son muy parecidos, si el fisioterapeuta no le marca retos, ni le anima a continuar, ni está pendiente de cómo se encuentra en ese momento, es probable que no quiera continuar.

5.- Escribir un diario.

Sí, un diario. Parecerá una tontería, pero da resultado.

¿Por qué? Pues muy fácil, registrar lo que trabaja cada día, le va a permitir, con el tiempo, ver la evolución de su estado de salud y comprobar cómo ha mejorado cada semana.
Desde aquí le animamos a que lo pruebe, le aseguramos que se va a sorprender de los avances conseguidos.

En definitiva, entre un buen tratamiento y los efectos que se buscan con él, está el que Ud, cumpla con todo lo que su médico y fisioterapeuta le recomiendan.

Es verdad que habrá días en los que no tenga ganas de hacer ejercicio, perfecto, ese día es de descanso. Pero no es algo que deba ser habitual.

Por mucho que su médico le paute la mejor medicación y que su fisioterapeuta le indique los ejercicios que tiene que hacer para oxigenar mejor sus pulmones, si Ud. mismo no se pone retos y se obliga todos los días a realizarlos, pocos avances verá.

Como nosotros sí queremos ver avances en su salud, ¿qué le parece si tiene una primera sesión de fisioterapia respiratoria con un miembro de nuestro equipo?

Si se anima puede solicitar su cita desde aquí.

 

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario