si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
5 casos en los está contraindicada la fisioterapia respiratoria

5 casos en los está contraindicada la fisioterapia respiratoria

02Sep2019

5 casos en los está contraindicada la fisioterapia respiratoria

La fisioterapia respiratoria tiene como objetivo prevenir, tratar y estabilizar, cualquier patología que pueda afectar al correcto funcionamiento de su aparato respiratorio. Sin embargo, hay determinadas circunstancias en las que este tipo de tratamiento no está indicado, porque más que beneficiar, podría perjudicar su salud.

Para poder aplicar las técnicas y ejercicios, como es lógico, hay que tener un gran conocimiento del sistema respiratorio, así como de las patologías que pueden dañarlo.

De este modo, podemos saber cómo puede afectarle la enfermedad, qué técnicas son las más apropiadas para Ud. y, sobre todo, en función de su situación, si es conveniente o no hacer esta terapia.

¿Cuándo no está indicada la fisioterapia respiratoria?

Ya le hemos hablado en la mayoría de nuestros artículos, de los múltiples beneficios que la rehabilitación pulmonar aporta a su salud si padece una patología respiratoria crónica.

Sin embargo, hay situaciones en las que no se pueden aplicar las técnicas, ni realizar determinados ejercicios, porque podrían complicar gravemente su cuadro respiratorio.

Estos son los 5 casos dónde no está indicada la fisioterapia respiratoria.

1.- Cuando tiene inflamación bronquial.

En este caso, las paredes de los bronquios, al estar inflamadas, disminuyen su diámetro y dejan poco espacio para la entrada y la salida del aire.

Si se aplican determinadas técnicas podría cerrarse aún más el bronquio, y eso le produciría un broncoespasmo (cierre completo del bronquio).

Lo que notaría es un aumento de la sensación de ahogo y dificultad para respirar.

El fisioterapeuta respiratorio puede identificar esta situación con una simple auscultación, en la que escucha pitidos y sibilancias.

2.- Si tiene fiebre.

En una infección respiratoria que cursa con fiebre y aumento de la mucosidad, tampoco estaría indicada ya que el moco infectado, al drenarlo, podría obstruir los bronquios que ya están inflamados y colapsarlos, además de propagar la infección.

Inflamación bronquial y fiebre, son síntomas muy característicos en el momento agudo de una patología respiratoria (2-3 primeros días), esto indica el inicio de una infección pulmonar, y para poder actuar hay que dejar que esa fase aguda, pase.

3.- Si presenta fracturas costales o vertebrales.

En algunas ocasiones, además de su enfermedad pulmonar, puede que tenga otros problemas de salud que afectan a la hora de poder realizar una sesión de fisioterapia respiratoria.

Por ejemplo, lesiones óseas en la zona del tórax.

Si este es su caso, todas aquellas técnicas que se realicen con presiones sobre el tórax o aquellos ejercicios en los que se requieren de esfuerzo físico, no podrá realizarlos.

4.- Hemoptisis.

La presencia de sangre en las flemas es un motivo de peso para no realizar fisioterapia respiratoria. Esto indica que puede tener una lesión importante en el interior de la vía aérea y tiene que tratarla de inmediato.

5.-Después de realizar una broncoscopia.

La broncoscopia es una prueba utilizada en neumología para visualizar y examinar el aparato respiratorio (vías altas y pulmones) en su interior.

Consiste en introducir un broncoscopio por la nariz, pasando por garganta, hasta llegar a la región pulmonar que se quiere examinar. A veces se utiliza para recoger pequeñas muestras del interior del pulmón.

Esta maniobra podría ocasionarle alguna molestia en la zona de la garganta o a nivel pulmonar, muy normal después de la maniobra. Por ello, debe descansar un par de días, para no dañar la superficie de la vía aérea.

La fisioterapia respiratoria se retomará siempre y cuando no haya molestias.

Recomendación: Fisioterapia respiratoria, evítela después de las comidas

Muchos pacientes nos preguntan que cuál es el momento idóneo del día para realizar fisioterapia respiratoria. Lo que nosotros les aconsejamos es que eviten hacerla justo después de las comidas.
Por una razón muy sencilla, hay algunas técnicas en las que se hacen presiones con las manos sobre el tórax y abdomen, y si acaba de comer, aplicarlas puede provocarle dolor de tripa o reflujo.

La fisioterapia respiratoria debe ser aplicada por un profesional sanitario especializado en la materia que sepa valorar y diagnosticar su problema, para poder elegir las técnicas más adecuadas para su tratamiento.

Como puede ver, la fisioterapia respiratoria no se trata solamente de hacer ejercicios para tomar y soltar aire. Es importante saber identificar posibles situaciones de alerta y resolverlas, con el fin de evitar en todo momento que pueda sufrir posibles complicaciones respiratorias. 

En la primera sesión de fisioterapia respiratoria con nuestros pacientes, hacemos una valoración exhaustiva para determinar su estado de salud y así diseñar un plan de rehabilitación pulmonar acorde a su caso. Si es lo que está buscando puede solicitar una cita con uno de nuestros fisioterapeutas respiratorios aquí.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Escribir un comentario