si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Tabaco

Cómo afecta el tabaco a nuestro sistema respiratorio

12Dic2017

Cómo afecta el tabaco a nuestro sistema respiratorio

El consumo de tabaco es la primera causa evitable de mortalidad y morbilidad prematura en los países desarrollados. España sigue siendo uno de los países europeos donde más y desde más joven se fuma. Este es un problema de salud pública muy importante, pues los riesgos asociados al consumo de tabaco son mayores cuanto antes se inicie la costumbre de fumar.

Según datos del Grupo Español de Cáncer de Pulmón(GECP): “alrededor del 30% de los adolescentes españoles fuma y la edad media de inicio en el tabaquismo es de 13 años”.

¿Qué sucede cuando inhalamos los productos químicos de un cigarrillo?

Los productos químicos, entre ellos la nicotina, son los responsables de los efectos nocivos del tabaco sobre el organismo. Un cigarrillo contiene alrededor de 4.000 productos químicos, y entran en nuestro cuerpo con cada calada a través del humo.

Llegan a casi todos los sistemas donde el respiratorio resulta ser el más afectado, dando lugar a daños irreparables a medida que avanza por sus diferentes niveles. Cuando los químicos entran en la boca y garganta irritan la superficie de estas estructuras dejando pequeñas quemaduras químicas a medida que viajan hacia las vías respiratorias inferiores.

Al llegar a los pulmones son atacados los cilios, que son los pelillos que recubren los bronquios y cuya función es la drenar el moco hacia el exterior. Estos pequeños pelos también son quemados por los productos químicos siendo incapaces de cumplir con su trabajo. De esta manera el moco se acumula en el interior de los pulmones y con él los químicos del tabaco. Estas secreciones se convierten en caldo de cultivo para múltiples virus y bacterias favoreciendo la infección de infecciones respiratorias. A su vez, las glándulas secretoras de moco aumentan su producción dando lugar a una hipersecreción bronquial.

En las vías respiratorias más distales, concretamente en los alveolos, se destruyen los tabiques que separan unos de otros dificultando la correcta ventilación y la oxigenación de la sangre.

Estos daños en el aparato respiratorio se hacen visibles en los fumadores a través de una serie de síntomas respiratorios entre los que destacamos:

  • Tos crónica,
  • Aumento de la expectoración (sobre todo por las mañanas),
  • Dificultad respiratoria
  • Pitidos respiratorios.

La “voz de fumador” es una característica de las personas muy fumadoras que también refleja el daño al que está siendo sometido el sistema respiratorio. Las quemaduras químicas sobre la tráquea y cuerdas vocales dejan pequeñas cicatrices de por vida otorgándole al fumador ese timbre de voz tan peculiar.

Sin embargo, los productos químicos contenidos en el humo del tabaco no afectan solo al que fuma sino también a la gente de su alrededor ya que tan solo un 25% de los productos químicos son inhalados por el fumador y el 75% restante procedente del humo que desprende el cigarrillo se libera a la atmosfera donde hay mayor concentración de sustancias tóxicas que son perjudiciales para el fumador pasivo.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “El tabaco mata cada año a más de 7 millones de personas, de las que más de 6 millones son fumadores activos y alrededor de 890 000 son fumadores pasivos expuestos al humo de tabaco ajeno”.

La EPOC, consecuencia del tabaquismo

Todos sabemos que el consumo de tabaco es altamente perjudicial para nuestra salud y la de quienes nos rodean, siendo el responsable de la aparición de múltiples enfermedades, algunas de ellas mortales. La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es la enfermedad del fumador por excelencia, pero no es la única, diferentes tipos de cáncer, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares o esterilidad también son problemas graves de salud derivados del consumo de tabaco.

En este gráfico de abajo se muestra cómo desde el momento que un fumador decide dejar de fumar, tras el último cigarrillo, su cuerpo empieza a regenerarse y a notar como poco a poco su estado de salud mejora.

que le ocurre a nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar2

Merece la pena dar el paso, verdad? Y si ya no es fumador, y le diagnosticaron enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), sepa que, aunque es una enfermedad que no se cura, sí que puede mejorar su calidad de vida, siguiendo el tratamiento que el médico le haya pautado, y complementarlo con fisioterapia respiratoria para mejorar su capacidad pulmonar y entrenamiento al esfuerzo.

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

EPOC, Enfermedades Pulmonares , Fisioterapia Respiratoria

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto