si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Trasplante pulmonar

Cómo preparar a un paciente para afrontar un trasplante pulmonar en las mejores condiciones

27Jun2017

Cómo preparar a un paciente para afrontar un trasplante pulmonar en las mejores condiciones

El trasplante pulmonar es un procedimiento utilizado a nivel mundial para el tratamiento de enfermedades pulmonares terminales no malignas. Representa una opción terapéutica consolidada cuando el paciente tiene una esperanza de vida corta y todos los recursos médicos para su tratamiento han sido agotados.

Los programas de rehabilitación respiratoria pre trasplantes son fundamentales para preparar a los pacientes candidatos ante la operación, conseguir mejorar sus condiciones físicas, aliviar los síntomas, reducir la discapacidad, mejorar la autonomía y lograr la optimización de la terapia médica.

En general, se debe considerar enviar a un paciente para valorar trasplante pulmonar cuando se estime que tiene aproximadamente un 50% de posibilidades de sobrevivir en los próximos 2 a 3 años. Se considera que se ha alcanzado el momento o ventana del trasplante cuando la expectativa y calidad de vida son lo suficientemente malas como para precisar el trasplante, pero la situación física del paciente es lo suficientemente buena como para superar la intervención.

España es líder en trasplante de órganos. Nuestro país, que representa aproximadamente el 0,8% de la población mundial, realiza alrededor del 6% de los trasplantes pulmonares que se hacen anualmente en el mundo. Esta cifra tiene buenas perspectivas de ser superada en el futuro cercano.

Requisitos para poder llevar a cabo un trasplante pulmonar

El paciente ha de cumplir unos criterios de inclusión decisivos a la hora de valorar la opción de trasplante pulmonar, que son:

  • Enfermedad pulmonar en estadio terminal.
  • Edad < a 60 años (trasplante unipulmonar).
  • Edad < 65 años (trasplante bipulmonar)
  • Ausencia de hábitos tóxicos.
  • Capaz de poder realizar un programa de rehabilitación pre trasplante.
  • Adecuado soporte sociofamiliar.
  • Estabilidad psicológica.

Si se cumplen, entran a ser posibles candidatos a trasplante pulmonar. Los pacientes han de ser capaces de entender el procedimiento, someterse al proceso de valoración y selección, esperar el tiempo necesario en lista de espera y, como se indicaba antes, estar en una condición física que permita predecir que se beneficiará del trasplante pulmonar.

Sin embargo, la gran mayoría de los pacientes, por la enfermedad respiratoria avanzada e irreversible que padecen de base, presentan disnea en reposo o, a pequeños esfuerzos, atrofia muscular y desnutrición, provocando un marcado deterioro físico que les impide la práctica de actividades fundamentales en su vida diaria.

A esto se le suman situaciones de ansiedad y depresión, que pueden influir de forma negativa a la hora de enfrentarse a un tratamiento agresivo, como es el trasplante, que precisa de una colaboración máxima por parte del enfermo.

Programas de rehabilitación respiratoria pre trasplantes, ¿en qué consisten?

Dependiendo de la situación clínica del paciente candidato a trasplante pulmonar, su programa de rehabilitación respiratoria debe incluir técnicas y ejercicios destinados a:

  • Reeducar del patrón respiratorio.
  • Mejorar la ventilación pulmonar.
  • Favorecer la expansión torácica y el estiramiento y flexibilidad de la caja torácica.
  • Facilitar el drenaje y eliminación de las secreciones.
  • Fortalecer la musculatura de brazos y piernas.
  • Potenciar su tolerancia al ejercicio físico.

La combinación de todas estas técnicas y ejercicios dentro de un programa de rehabilitación respiratoria se traduce en la mejora de la función pulmonar, así como de la función de la musculatura de brazos y piernas, proporcionándole al paciente un aumento de la tolerancia al ejercicio y calidad de vida.

Es de gran importancia enseñar al paciente estas técnicas pre cirugía, que las conozca y las domine no solo de cara a llegar al trasplante, sino también para que, una vez se haya realizado la intervención, pueda recuperarse mejor y más rápido partiendo de una mejor condición física.

A la hora de organizar el programa de rehabilitación respiratoria, este contará de dos fases: una primera fase supervisada realizada en el hospital en la que se trabajará de manera intensiva y muy controlada; seguida de una fase de mantenimiento que el paciente ha de continuar en su domicilio siguiendo las pautas y recomendaciones dadas por el fisioterapeuta y acudiendo a supervisión cada cierto tiempo.

Es importante apoyar a nuestro paciente en todas y cada una de las etapas del proceso, pero fundamentalmente en la fase de mantenimiento, ya que ha de ser capaz de seguir con la rutina en el domicilio sin la supervisión del fisioterapeuta. El problema con el que nos encontramos es que nunca se sabe la duración de esta fase, puede ir desde semanas o meses hasta incluso años ya que no se sabe cuándo va a aparecer el donante.

 

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Enfermedades Pulmonares , Trasplante de Pulmón, Actividad en enfermedades pulmonares

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto