si con fisioterapia formulario banner
si con fisioterapia formulario banner
Neumotorax

Cómo recuperarse de un neumotórax con fisioterapia respiratoria

25Jul2017

Cómo recuperarse de un neumotórax con fisioterapia respiratoria

El neumotórax se define como la presencia de aire en el espacio pleural, una vez que ha sido eliminado, la fisioterapia respiratoria ayuda a recuperar la funcionalidad del pulmón a través de un programa de ejercicios específicamente diseñado para tal fin.

Pero exactamente, ¿qué es un neumotórax?

Los pulmones están recubiertos de manera individual por una capa membranosa llamada pleura. Está la pleura parietal, que se encuentra en contacto directo con el tórax, y la pleura visceral, que envuelve directamente a los pulmones. Entre ambas existe un espacio casi virtual, la cavidad pleural, ocupado por una mínima cantidad de líquido lubricante que permite el deslizamiento entre las mismas.

La pleura tiene una enorme importancia para la respiración. Su misión es la de permitir el correcto desplazamiento de los pulmones en el interior de la caja torácica, creando un equilibrio. Dicho equilibrio se rompe cuando el espacio pleural es invadido por aire, ocasionando la separación de las pleuras, dando lugar a un neumotórax.

El pulmón afecto, junto con la pleura parietal, se retrae haciéndose más pequeño. Se origina entonces un colapso pulmonar, el paciente no puede respirar ya que es incapaz de meter aire en el pulmón.

¿Por qué se produce?

Cualquier circunstancia que altere la integridad de alguna de las dos pleuras puede producir un neumotórax. Se puede diferenciar diferentes tipos de neumotórax en función de la causa que los ha producido.

#1 Espontáneo: producidos sin la acción de agentes externos. A su vez puede ser:

  • Primario, ocurre sin una causa aparente, pero existen factores de riesgo entre los que se incluye: hombre, de entre 20 y 40 años, de complexión muy alto y de bajo peso y fumador.
  • Secundario: aparece asociado a otra enfermedad de base, como por ejemplo asma, fibrosis quística, EPOC, etc.

#2 Traumático: producido por la acción de agentes externos. A su vez puede ser:

  • Abierto, por heridas penetrantes en el tórax que permite la entrada de aire desde el exterior hacia el pulmón.
  • Cerrado, sin comunicación con el exterior, por un golpe fuerte en tórax. En este último caso la entrada de aire a la cavidad pleural es desde el pulmón.

#3 Latrogénico: Es el provocado por una complicación durante una intervención médica para tratar al paciente.

¿Cuáles son sus síntomas?

La acumulación de aire en la cavidad pleural hace que el paciente experimente una serie de síntomas entre los que se encuentran:

  • Sensación de disnea, por la resistencia que existe a la entrada del aire en el pulmón.
  • Aleteo nasal, para intentar aumentar el volumen de aire inspirado.
  • Dolor torácico que aumenta con la respiración profunda o la tos.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, para compensar.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del neumotórax debe cumplir con un objetivo principal, evacuar el aire de la cavidad pleural. Dependiendo de la causa, el tamaño y los síntomas, se elegirá un tipo de intervención u otro, pudiendo ir desde la observación hasta el abordaje quirúrgico.

Si se padece por primera vez y no es muy extenso el neumotórax se puede reabsorber por sí solo, basta con reposo, durante al menos 5 días, combinado con oxigenoterapia ya que el suministro de oxígeno a altas concentraciones favorece la reabsorción.

Si no se reabsorbe por si solo, se recurre al drenaje para evacuar el aire mediante aspiración eliminándolo por completo, consiguiendo que el pulmón se vuelva a expandir. En las situaciones de carácter grave, se recomienda someterse a cirugía.

Una vez que el aire ha sido drenado y el paciente se encuentra en una situación clínica estable, el tratamiento debe enfocarse hacia la recuperación de la funcionalidad del pulmón. Es entonces cuando entra en juego la fisioterapia respiratoria.

¿En qué consiste el tratamiento de fisioterapia respiratoria para recuperarse de un neumotórax?

El programa de fisioterapia respiratoria que se diseña para recuperar el pulmón tras sufrir un neumotórax, se centra, principalmente, en estos cuatro objetivos;

  • Expandir el pulmón.
  • Mejorar la ventilación
  • Modificar el patrón respiratorio alterado.
  • Fortalecer la musculatura respiratoria.

Para lograr estos objetivos el trabajo de fisioterapia respiratoria cuanta con los siguientes ejercicios.

  • Ventilaciones dirigidas, respirando a un ritmo lento y controlado dirigiendo el aire hacia el lado del neumotórax para lograr la reexpansión pulmonar.

Con estas medidas terapéuticas lo que se pretende es que la vuelta a la vida activa sea lo más rápida posible, al mismo tiempo que se reducen las consecuencias negativas y se evitan posibles recaidas.

 

    • Marta Godín Vivancos
    • Graduada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Comillas, nº colegiada 010328.
    • Máster en Fisioterapia Respiratoria en IACES.
    • Experta en Fisioterapia respiratoria pediátrica en la Universidad La Salle.
    • Formación en Terapias Respiratorias a Domicilio TRDs por la Sociedad Española d Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Fisioterapia Respiratoria, Neumotórax

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Saber más

Acepto